COLECCIÓN TIEMPO PARA LA ALEGRÍA.


Título: El Nuevo Mar.

 

Editada por: Rafael Casariego en 1969.

 

Obras: 11 litografías en colores, 2 litografías pruebas de estado y 1 litografía especial de Gonzalo Chillida.


Artista: Gonzalo Chillida.

Textos: Juan Ramón Jiménez.

 

Técnica: Litografía.

Edición: 175 ejemplares + XI.

Ejemplar: 5/5.

 

La COLECCIÓN TIEMPO PARA LA ALEGRÍA se vende en su conjunto, no se venden tomos sueltos. Para comprar la colección completa haga una oferta.

  

 

En la serie de litografías que componen este libro, nos encontramos con una visión oceánica: un mar transparente con el que Gonzalo Chillida acompaña a unos poemas de Juan Ramón Jiménez. Un mar hondamente sentido, tanto por el poeta como por el pintor, conocedores ambos de sus profundidades. Un mar, como advierte Rafael Pérez Delgado en el prólogo, "sin solsticios ni equinoccios, que no se reparte en latitudes".

 

Obras incluidas en este libro de grabados:

 

1.- Vengo a Mirarte mar, loco, perpetuo,  Litografía, mancha 45,5 x 33 cm., soporte 45,5 x 33 cm.

             

2.- Tú eres sólo el más solo de lo todo, Litografía, mancha 45,5 x 33 cm., soporte 45,5 x 33 cm.  

             

3.- Gran Paraíso de acumulada Libertad interna, Litografía, mancha 45,5 x 33 cm., soporte 45,5 x 33 cm.

             

4.- Tu, mar desnudo, Litografía, mancha 45,5 x 33 cm., soporte 45,5 x 33 cm.

             

5.- En sucesión eterna lo eres todo, Litografía, mancha 45,5 x 33 cm., soporte 45,5 x 33 cm.

             

6.- Muerte viva eres, Litografía, mancha 45,5 x 33 cm., soporte 45,5 x 33 cm.

             

7.- Qué paz inmensa tu infinita guerra, Litografía, mancha 45,5 x 33 cm., soporte 45,5 x 33 cm.

             

8.- Eres, dejas de ser, a un tiempo todo, Litografía, mancha 45,5 x 33 cm., soporte 45,5 x 33 cm.

 

9.- Prefacio de El Nuevo Mar, Litografía, mancha 23 x 17 cm., soporte 45,5 x 33 cm.

 

10.- Prefacio de El Nuevo Mar P/E, Litografía, mancha 23 x 17 cm., soporte 45,5 x 33 cm.

 

11.- Prólogo, Litografía, mancha 45,5 x 33 cm., soporte 45,5 x 33 cm.

             

12.- Epílogo, Litografía, mancha 14,2 x 10,2 cm., soporte 45,5 x 33 cm. 

 

13.- Litografía especial 5/10, Litografía, mancha 45,5 x 33 cm., soporte 45,5 x 33 cm.

El Nuevo Mar

 

Gonzalo Chillida (San Sebastián 1926-2008) se fue como vivió, discretamente. "Lo que he querido siempre es estar sin que se me note", afirmó el artista guipuzcoano, hermano del célebre escultor, en su última aparición pública, a finales de 2006.

Le rodeó el silencio. A excepción de algunas exposiciones individuales en galerías y una retrospectiva organizado por el Bellas Artes de Bilbao en 1990, era complicado trazar un retrato verosímil de la actividad de Chillida hasta que, hace un año y medio, se presentó en Donostia un libro monográfico que arrojó luz sobre su obra inédita. Así, en los últimos tiempos se sumaron nuevos admiradores de una obra, que había conquistado desde siempre a un selecto grupo de críticos y coleccionistas.

De su biografía se sabe que cursó estudios en la Academia de Bellas Artes en Madrid, que vivió durante un tiempo en París, entre 1951 y 1953; que, desde entonces, vivía y pintaba en Donostia, la ciudad que adoraba. De su pintura, se reconoce la luz vasca, que otorga a sus cuadros una liviandad melancólica; la convicción absoluta en su oficio, una honestidad que se pone en duda con los artistas actuales; sus óleos metafísicos, pintura para náufragos. Sobre su estilo, Zugaza responde con una pregunta: "¿Donde está el límite entre la figuración y la abstracción? Donde se encuentre el límite estará paseando Gonzalo Chillida, acompañado de Monet o Seurat, curiosamente pintores del agua". Era, concluye, "el mejor paisajista entre los abstractos".

espejo cálido "¿Cómo empecé? ¡Como todo el mundo! ¡Con un pincel!". Alérgico a darse pábulo a si mismo, otros hablaron por él.

En una hermosa semblanza, el poeta hernaniarra Gabriel Celaya sostenía: "Sus cuadros nos muestran lo siempre visto, que es a la vez lo nunca visto: lo que era evidente pero nadie había captado".

El artista Antonio Saura, coleccionista de sus creaciones, describe: "Aparecen formas insólitas en este espejo cálido que es siempre la pintura de Gonzalo Chillida cascadas cósmicas, espejismos de desierto, incendiados cielos crepusculares y, como un eterno comienzo, el mar, el cielo y la arena, bajo una atmósfera norteña hecha de brumas y nostalgias".

El catedrático Francisco Calvo Serraller analiza: "Su actitud y su obra es, no cabe duda, la propia de un visionario romántico". "Para mi padre lo más importante ha sido levantarse cada mañana y mirar el mar, la playa, navegar, pescar, ir al monte: pretextos para lograr la intimidad con la Naturaleza, que es donde nace su trabajo", subraya su hija Alicia, impulsora del libro monográfico.

"El carácter esquivo de este excelente pintor es parte de su grandeza", a juicio de Zugaza, quien considera que Chillida se movió únicamente por "una búsqueda personal, la satisfacción del buen hacer"

Y Calvo Serraller pone el punto final: "Su pintura está en el límite, donde lo que se ve es definitivamente el más allá. En verdad, no se puede ir más allá de la pintura de Gonzalo Chillida".

Gonzalo Chillida, destacó por sus poéticas atmósferas paisajísticas y sus ambientes evocadores y espirituales. En 2001 recibió uno de los más altos honores en el campo de la creación, la Medalla de Oro a las Bellas Artes. 

Gonzalo Chillida estudió en la Academia de Bellas Artes de Madrid, ampliando sus conocimientos en París. En 1951 y 1953 reside en el Colegio de España de la capital francesa. Desde entonces vive y trabaja en San Sebastián. Expuso por primera vez en 1949 en una muestra de artistas noveles guipuzcoanos. Su primera individual fue en 1962 en la Sala de Exposiciones del Ayuntamiento de San Sebastián. El Museo de Bellas Artes de Bilbao le dedicó una exposición completa en 1990.

Pintor y grabador, su obra, aunque refleja una temática paisajista, discurre principalmente por esquemas abstractistas. Sus obras de arenas, en las que en los lienzos refleja arena mojada por el agua de la playa forman parte de las colecciones de muchos museos de arte contemporáneos europeos y nacionales como el de Cuenca.

Sus exposiciones se mostraron en Madrid, Bilbao, Milán, Roma, París, Sevilla... Participó en importantes muestras colectivas tanto en España, como en el extranjero. Está representado en el Museo de San Telmo de San Sebastián, Museo de Arte Abstracto de Cuenca, Museo de Arte Contemporáneo de Sevilla, Museo Británico...

 

Un artista humilde

 

Gonzalo Chillida perteneció a los movimientos de vanguardia de los años 50, como el grupo El Paso, y Dau al Set. Hermano del escultor Eduardo Chillida, procedía de una conocida familia de la hostelería donostiarra. Su abuela, Juana Juantegui, era la propietaria del emblemático y desaparecido Hotel Biarritz y la que alentó a los dos hermanos a seguir la senda del arte.

Era un artista humilde, al que no le gustaba la apariencia social y hombre de pocas palabras en público. Cuando se le solicitaba una entrevista solía decir: «El importante es mi hermano (por Eduardo)».  

2.800,00 €

  • disponible
  • Tiempo de envío 1 - 3 días1